Las ventajas del Silencio

Las ventajas del Silencio

La semana pasada estuve en un desayuno de trabajo en el Hotel  NH, en Málaga, en el que participó, entre otros, el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el Decano del Colegio de Abogados de Málaga, mi Decano, Francisco Javier Lara Peláez.

Dejando a un lado mi opinión personal sobre la política que el actual gobierno ha hecho en Justicia en la presente legislatura, sobre todo con la cuestión de las infames tasas judiciales, que finalmente han derogado para las personas físicas, si debo decir que determinadas reformas que acaba de presentar el Ministro me parecen interesantes y útiles, aunque un pelín tardías, sobre todo, porque son el reflejo de una Directiva Comunitaria, que aunque tiene un amplio plazo de transposición, hasta 2016, no podemos olvidar que estamos hablando de derechos fundamentales, y éstos siempre, siempre, deben ser tratados con exquisito cuidado por los gobiernos.

Para que nos entendamos. Hasta ahora, aún hoy día en realidad, aunque con ciertos matices, cuando un abogado acudía a la llamada de la comisaría a asistir a un detenido, no tenía derecho, aunque parezca mentira, a hablar con él antes de la declaración, ni a conocer las pruebas en su contra, ni siquiera a aconsejarle que no se deje hacer voluntariamente la prueba de ADN. Es decir. Nos limitamos a permanecer allí, más callados que en misa, con la única función de comprobar que al detenido no le hayan pegado, que la declaración no refleje otra cosa que lo que efectivamente haya dicho, y que si quiere ir al médico lo lleven. Porque ni siquiera le podemos aconsejar si contestar o no a algo, o si callarse.

police-line

Y te aseguro que todo esto no es ninguna tontería. Y es que en España somos mucho de compadreo. Y cuando uno llega a comisaría, a menos que sea delincuente profesional, que ésos se las  saben todas, y nunca  hablan,  piensa que por colaborar, va a demostrar lo bueno que es, y de eso nada. El trabajo de los policías es que te condenen. Y lo saben hacer muy bien. Y van a utilizar todo lo que esté en sus manos, hasta lo que charlan contigo en los pasillos, cuando no está tu abogado. Por eso a veces cuando llegamos allí, vemos que la declaración ya está redactada, o que los policías han ido a practicar más diligencias, por comentarios que ha hecho el detenido. Por eso en la famosa advertencia Miranda que todos hemos oído en las pelis americanas se advierte al detenido y valga la redundancia, que “tiene derecho a guardar silencio, y  que todo lo que diga puede y será utilizado en su contra” Osea, los comentarios en el pasillo. En España nos quedamos en el derecho a guardar silencio.

Por suerte, en el vistazo rápido que le he podido echar a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento criminal, he visto algunas mejoras sustanciales en el tratamiento de los detenidos. Y que nadie piense, que  eso es para otros, que estoy cansada de ver gente normal que en un mal día le ha hecho, por ejemplo lo que un policía ha interpretado como un desplante y ha terminado durmiendo en el trullo. Por no hablar de los presuntos malos maridos golpeadores, o los malos bebedores conductores. Créeme. Le puede pasar a cualquiera. Y es mejor que esté bien regulado, y el delincuente en ciernes bien protegido. Y con derecho a entrevistarse con su abogado antes de hablar con la poli.

Para que yo, en este caso, le pueda decir, ni se te ocurra decir tal o cual cosa, no te vayas a hacer la prueba de ADN que queda ahí para toda la vida, no contestes a eso, tienen tal prueba contra ti, te van a preguntar sobre esto, o sobre aquello…

En fin, que a mi la nueva regulación me parece bien, aunque todavía no esté en vigente. Ha sido aprobada en el Consejo de Ministros, y ahora tiene que ser aprobada por el Parlamento. El Ministro dijo el otro día que esperaba que entrara en vigor para julio. Ojalá sea así.

Te gusta? Comparte. Comenta. Interactúa, y escríbeme. Me encanta!

Julia.

Artículos relacionados

Comentar